Las terribles consecuencias del «efecto pigmalión» sobre los hijos

aumentando la autoestima-1Interesante artículo publicado en el diario ABC:

Las etiquetas que ponemos a los niños pueden generar comportamientos no deseados.
«Es muy tímido», «es muy malo y desobediente», «no se entera de nada», «es pasivo»… Lo que pensamos, lo que decimos… A veces no somos plenamente conscientes pero juzgamos y etiquetamos a los niños prematuramente, condicionando su comportamiento y produciéndoles unas heridas que, metafóricamente, pueden llegar a estar sangrando durante muchos años si no se reconocen y cicatrizan correctamente. Es el llamado «efecto pigmalión» de los padres sobre los hijos, o de los profesores sobre los alumnos.

«Demasiadas veces se pronuncian expectactivas o prejuicios durante el proceso comunicativo con los más pequeños sin tener en cuenta que en el futuro pueden originar sentimientos, comportamientos o rendimientos no esperados y/o deseados», apunta Alba García Barrera, profesora de Psicología de la Universidad a Distancia de Madrid (Udima). «En toda relación entablada con niños y adolescentes debe prestarse especial atención a la forma en que expresamos y transmitimos nuestras ideas, especialmente aquellas que afectan a su propia forma de ser, actuar o pensar sobre una determinada cuestión. En estas etapas los jóvenes se encuentran en pleno desarrollo físico, psicológico y afectivo, por lo que son altamente vulnerables a la influencia que puede llegar a ejercerse sobre ellos por medio de la comunicación. Es bastante fácil que, con nuestras palabras, afectemos al autoconcepto y la autoconfianza del niño», explica García Barrera.

¿Por qué sucede esto? «Porque solemos olvidar que una persona desarrolla su autoconcepto en función de las expectativas que depositan sobre nosotros las personas de referencia en nuestro entorno», prosigue esta especialista. «Es decir, un niño va formando el concepto que tiene de sí mismo en base a las valoraciones que recibe de sus padres, de sus abuelos, de sus tios, de sus maestros… Y si bien de pequeñito no le consideran capaz de hacer determinada cosa, muy probablemente acabe siendo incapaz de hacerla. Y no porque no tenga capacidad o habilidades suficientes, sino porque su entorno más próximo le está
transmitiendo este mensaje, que difícilmente le invitará siquiera a intentarlo, a probar suerte… Se sentirá menos capaz que ellos y pensará que no puede hacerlo, que no tiene capacidad suficiente… y por tanto, será peor. Esto es lo que se conoce como “efecto Pigmalión” y ya fue demostrado en un estudio por Rosenthal y Jacobson», advierte.

«Trato diferencial» entre hermanos

Por otra parte las expectativas, prosigue esta docente, pueden depositarse en base al llamado «efecto halo». «Pongamos un ejemplo. En el entorno familiar sucede a menudo a través de las comparativas directas e indirectas con los hermanos, ya sean mayores o pequeños. Es común escuchar a un padre o a una madre decir a su hijo, cuando se está portando mal, “a ver si aprendes de tu hermano”. Incluso muchas veces se tiende a regañar siempre al niño que se suele portar mal, solo por el hecho de que suele hacerlo con frecuencia, cuando en un momento dado ha podido ser al revés. Ningún niño se porta siempre bien, ni ningún niño se porta siempre mal. Y como padres debemos intentar ser justos y congruentes con ello», añade García Barrera.
Porque además, continua esta especialista, muchas veces se tiende a idealizar el comportamiento del hijo que suele comportarse mejor, y se le regaña menos, se le castiga menos y, en definitiva, se suele tener más paciencia con él que con el que suele portarse peor. «A esto se le llama “trato diferencial”, y afecta directamente al autoconcepto, la autoestima y el rendimiento del niño. De hecho, influye en sus respuestas comportamentales, ya que cuando el niño es consciente de que sus padres esperan que tenga un mal comportamiento, tiende aún más fácilmente a tenerlo», asegura esta profesora de Psicología.

Ámbito escolar

Y en el ámbito escolar sucede exactamente lo mismo, afirma esta especialista. «El docente suele tender a poner notas más bajas a aquellos estudiantes que suelen rozar el aprobado, y notas más altas a quienes suelen sacar sobresalientes, aunque por determinadas circunstancias no sea así… Y esto influye en el autoconcepto del alumno y lo que se siente capaz de hacer». En este sentido, propone García Barrera, «hay que prestar atención a los comentarios que realizamos en casa sobre las notas que obtienen nuestros hijos, sin encasillarles, ni esperar determinados resultados. Pero ojo, esto no quiere decir que no haya que exigirles, sino que hay que procurar escucharles, entenderles y animarles a sacar todo el potencial que llevan dentro».

En definitiva, debemos tener en cuenta que la capacidad autopercibida tanto del niño como del adolescente se modela en gran medida en función del «feedback» (respuesta) que le proporcionemos. «Lo que digamos acerca de sus capacidades y habilidades va a influir directamente sobre lo que se considere capaz de hacer. Por eso debemos motivarle y elogiar sus capacidades. Si el niño se siente capaz de hacer algo, y además siente interés por conseguirlo, actuará de forma motivada y será probable que alcance sus metas», concluye esta profesora.

Para potenciar la autoestima
—Aceptar y respetar al niño.
—Reconocer sus posibilidades y limitaciones.
—Crear un ambiente agradable y de confianza.
—Potenciar la comunicación. ¿Cómo? Mediante la pregunta y la escucha. Nos conviene preguntar para mantener un clima de seguridad y confianza imprescindible llegada la adolescencia. Y escuchar de
forma activa, claro: Debemos mostrarle que realmente le estamos escuchando y que nos interesa lo que nos tiene que contar.
—Prestar atención al lenguaje verbal y no verbal.
—Favorecer la iniciativa del niño, estimular la exploración y el descubrimiento.
—Definir con claridad los objetivos y comprometer a los jóvenes su logro.
—Involucrar a los niños en el establecimiento de las normas y animarles a respetarlas.
—Tener expectativas realistas y positivas sobre las posibilidades de los niños.
—Cultivar la empatía, lo que equivale a ponerse en el lugar del niño, aceptarle y comprenderle.
—Hacer juicios positivos sobre los niños y evitar los negativos. Debemos tener en cuenta que el elogio, siempre que se produzca a continuación de un determinado comportamiento o conducta, sirve para reforzarla. Cuando realicemos una crítica, por contra, debemos destacar su capacidad y transmitirles que podrán mejorar si realizan un mayor esfuerzo o utilizan una estrategia distinta.

CARLOTAFOMINAYA / MADRID

http://www.abc.es/familia/20130102/abci-peligro-efecto-pigm…

Anuncios

Curso Básico de Capacitación de Educadores para la Infancia y Juventud- diciembre 2014

Diapositiva1

El próximo 6 de diciembre, con motivo de la celebración del XXI CONGRESO ESPÍRITA NACIONAL, que se celebrará en Calpe, Alicante, tendrá lugar el Curso Básico de Capacitación de Educadores Espíritas para la Infancia y Juventud.

Dirigido a padres, educadores y trabajadores espíritas, tiene como objetivo formar trabajadores para el Área de Educación de Infancia y Juventud del Centro Espírita. Será impartido por la Comisión de Infancia, Juventud y Familia de la FEE, en colaboración con la Comisión Europea de Educación CEE/CEI y constará de dos módulos.

Los temas a desarrollar:

EDUCACIÓN ESPÍRITA INFANTO JUVENIL

ELEMENTOS FUNDAMENTALES DEL PROCESO EDUCATIVO

¿CÓMO HACER UNA PLANIFICACIÓN DE AULA?

HORARIO: SÁBADO 6 DE DICIEMBRE, EN LA MAÑANA de 12 a 14:00h y SABÁDO TARDE de 16 a 20:00h

DONDE:  En el HOTEL DIAMANTE BEACH, que acogerá la celebración del Congreso.

Todo aquel que está interesado puede ponerse en contacto con la Comisión a través del e-mail: comision.educacion.fee@gmail.com

Vídeo promocional del II Encuentro de la Familia Espírita en Berna, Suiza- Noviembre 2014

Los próximos 14 y 15 de noviembre, se celebrará en la ciudad de Berna, Suiza, el II Encuentro de la Familia Espírita, organizado por la UCESS y la Comisión Europea de Educación Espírita CEE/CEI. Para ello, y como presentación, han preparado este maravilloso vídeo que publicamos con mucho cariño.

Nuestras felicitaciones para los organizadores!!

Mini-curso de Formación de Educadores Espíritas para la Infancia y Juventud y XII Encuentro Espírita Holandes

DSC_3345Durante los días 6 y 7 de septiembre de 2014, el Consejo Espírita Holandés y la Comisión Europea de Educación CEE/CEI, realizaron con excelentes resultados un Mini Curso de Formación de Educadores Espíritas para la Infancia y Juventud y el XII Encuentro Nacional Holandés en el que tuvo lugar, simultáneamente, el VII Encuentro Infanto-Juvenil. Los eventos se desarrollaron en Amsterdam y contaron con participantes venidos no sólo de Holanda, sino también de Brasil, Suiza, España y Portugal.

El sábado realizamos el mini curso que despertó mucho interés y entusiasmo y en el que los educadores trabajaron, a través de conferencias y actividades en grupos, los siguientes temas: La Importancia de la Educación Espirita para la Evolución del Ser Inmortal y El Educador Espirita.

Para las actividades del Encuentro Nacional y del Encuentro Infanto-juvenil realizados el domingo, el tema propuesto fue “El Desafío de la Educación en el Siglo XXI”, tema este escogido después de observar la gran necesidad de hacer un trabajo intenso, inmediato, buscando ampliar la divulgación de la propuesta DSC_3390espirita para la Educación del ser inmortal, prioridad en la actualidad de María Moraes, presidente del Consejo Espírita Holandés.

DSC_3421La planificación de las actividades que serían realizadas en estos dos eventos, mereció de nuestra parte un cuidado especial, ya que precisaríamos despertar la atención y el entusiasmo de todos los participantes para las actividades, buscando el despertar del proceso educativo.

Los adultos estuvieron reunidos en el salón principal y los niños y jóvenes fueron distribuidos en pequeñas salas, de acuerdo con la faja de edad a continuación DSC_3401especificada:

  1. 1º Ciclo = 3/4 años
  2. 2ª Ciclo = 5/8 años
  3. 3º Ciclo = 9/12 años
  4. Pre-juventud = 13/ 16 anos

Los subtemas trabajados en las clases fueron:

  • Conocimiento de si mismo
  • Respeto a las diferencias
  • Relaciones familiares

DSC_3399Al final del evento, los niños/jóvenes retornaron al salón principal donde cada ciclo presentó un resumen de los resultados de sus actividades, utilizando los recursos escogidos por los propios participantes de cada grupo, o sea, los niños presentaron a través de la danza/música y, los jóvenes a través de una dramatización.

Fue un momento mágico, pues las presentaciones fueron bellísimas, emocionando a todos y demostrando la seriedad, dedicación y el entusiasmo de los participantes, tanto de los niños y jóvenes, como de los educadores responsables.

Las semillas fueron plantadas, y el suelo demuestra ya estar preparado y esperamos brevemente recoger los primeros frutos.

       ¡¡¡Felicitaciones al Consejo Espirita Holandés y a todos los que participaron de la elaboración y realización de este evento!!!

La Educación Espírita

Sin título1

La Educación tiene carácter de urgencia.

En la tarea de educación deben ser invertidos los mejores recursos de que se pueda disponer, a fin de que se culminen los objetivos elevados en pro de una sociedad más justa, y, por tanto, feliz.

Deseando hombres nobles en el futuro, se debe educar al niño desde hoy.

Educar y fomentar la vida bajo cualquier aspecto en que se presente.

El alcance del verbo educar envuelve el compromiso espiritual de crear, desenvolver y estimular los valores transcendentes del ser, no atendiendo, a penas, cualquier programática exclusivista, cuya óptica distorsionada limita el vasto campo de sus realizaciones.

Por eso, el Espiritismo es una doctrina esencialmente educativa, plasmadora de funciones y   adquisiciones del saber eterno, porque penetra en las causas generadoras de los fenómenos humanos, solucionando los problemas vigentes donde quiera que se manifiesten.

De esa forma, la educación espírita da profundidad, en tanto no se limita a la contribución de recursos intelectuales, artísticos y convencionales, sino a la ecuación de los desafíos evolutivos, preparando al individuo para tentativas elevadas y grandiosas.

No hay porque descuidar el deber de la educación de todos los hombres, especial y principalmente del niño y del joven.

La educación es compromiso de todo día e instante, en razón de su complejidad.

La educación espírita – que se basa en el amor y en la instrucción, que iluminan la consciencia y libertan al ser de las imposiciones perniciosas – tiene como instrumento el ejemplo del educador que debe pautar la conducta por lo que enseña, superándose en los actos, de modo que las semillas de que se sirve, de calidad superior, se manifiesten en forma de paz y realización en sí mismo.

Allan Kardec, como Jesús, fue educador, enseñando y viviendo las lecciones de que se hizo intermediario con elevada abnegación y estima por la criatura, en consecuencia, por la humanidad.

Parafraseando a Jesús, que dijo: “Solamente por el amor será salvado el hombre”, nos permitimos afirmar que “Solamente por la educación serán salvos el amor y el hombre.

Benedita Fernandes

(Del libro Antología Espiritual, psicografía de Divaldo Franco)

Benedita Fernandes nació el 27/6/1883, en Campos Novos de Cunha (SP) y desencarnó en Araçatuba el 9/10/1947. Benedita se transformó en pionera de la asistencia social espírita en toda la región Noroeste del Estado de São Paulo, al fundar la Asociación de las Señoras Cristianas, el 6/3/1932, en Araçatuba. Ella es una de las pioneras de los Hospitales Psiquiátricos Espíritas. Además de la obra asistencial actuó como médium, principalmente pasista, y dejó mucho